Egoísmo y entrega

(1)

He quedado contigo concienzudamente porque respondes a unas necesidades actuales. Me apetece más ser activo que pasivo, por eso cuando hice una selección te elegí a tí. De igual modo me atrae que estés bien dotado; puro morbo sicológico y personal. No me gusta besar, te lo digo de ante mano; y mucho menos meter la lengua hasta la garganta. Vamos a tomarnos algo que me ofrezcas en el salón, te pasaré cuando estemos sentados en el sofá la mano por encima del pantalón y haré un poco de presión. Sacaremos algún tema con un tono de voz medio apagado para desnudarnos poco a poco. Soy un tipo muy fetichista, por eso me encanta martubarme observándote desnudo con una camiseta de tirantas – de igual modo te pedí que no te rasuraras la barba. Puedes comérmela si quieres, no es que me guste demasiado porque tengo muy poca sensibilidad. Pero si te sirve para excitarte y ponerte a cien… tú mismo. Estarás más o menos caliente. Cuando empieces a pronunciar palabras ininteligibles cada vez que te despegues de mí para obervarme desnudo sabré que estás muy caliente. Te pondré de espaldas a mí para que me sientas encima tuya abarcándote. Voy a comerte la oreja y el cuello porque sé que lo tienes especialmente sensible. Quiero que estés muy excitado. No es desinterés, es puro egoísmo. Me encanta sentirme atractivo. Soy un maldito egocéntrico en la cama, que te quede claro. Te separo las nalgas con las manos para dilatarte mejor. Y cuando me pides que me ponga el preservativo estoy listo para la acción.
No necesito más que encontrar la postura idónea para pasarlo mejor; tus sonidos y comentarios me ayudarán a llegar al clímax.
A MI clímax.
Te correrás pronto, no suelo evitarlo; después me masturbaré para acabar solito y me dejaré caer en la cama unos minutos para descansar. Te pongo una sonrisa entre lo suficientemente seria como para que sepas que no me apetece que te acerques demasiado pero también para que entiendas que no lo he pasado nada mal contigo.
Me ducho, charlamos un rato más y salgo por la misma puerta por donde entré. Es poco probable que nos veamos de nuevo.

 

 

(2)

Nunca quedé contigo selectivamente; el azar y la buena suerte me sitúo cerca tuya. El tiempo sin embargo hizo el cariño. Y tus ojos una natural obsesión.
No entiendo de ser pasivo o activo; de hecho cuando comienzo contigo es aún sin quitarme la ropa. Ni siquiera me estoy tocando. Me apetece destaparte y seguirte a besos por el cuello y la espalda para que no cojas frío. Tienes una piel suavísima; es un placer poder rozarla con los labios. Sé que te gusta que también te bese cerca de la axila, así que te inclino un poco al lado y aprovecho para llegar a tu cuello. Me echo a tu lado y te observo medio dormido. Te masajeo la sien con los dedos y me pongo coscón cuando te oigo hacer gemiditos de placer. Te hago presión pasándote los dedos por la espalda hasta ponerme a media altura. Voy a estar bastante tiempo a base de besos, en sitios donde sé que te haré despertar. No me estoy dedicando a mí en absoluto, simplemente disfruto viendo moverte a base de pequeñas sacudidas. Me gusta saber que estás disfrutando.
Lo demás va surgiendo sobre la marcha, ambos nos guíamos en todo momento e incluso hacemos bromas relacionadas con alguna anécdota de la pasada cena. Es una gozada poder medio conversar en momentos así cuando hay cierta complicidad.

Porque la complicidad es entre otras cosas, lo que separa el follar del hacer el amor. También marca la diferencia la fuerza interior que me incita a decirte “te quiero” cuando te miro a los ojos momentos antes de que las fibras nerviosas de mi cuerpo colapsen y sea un cuerpo inerte derrotado encima de las sábanas.
No existe fuerza más poderosa.
Ni adicción más peligrosa.

Follar

vs Hacer el amor.

 

 

Original publicado en http://www.fotolog.com/la_scherezade/48768205

~ por mandragora en abril 28, 2008.

4 comentarios to “Egoísmo y entrega”

  1. Muy fuerte.. pero me gusto la diferencia entre los dos.. En uno predomina el egoísmo y en el otro el desinterés y la complicidad..

    Encontré tu blog buscando en google sobre los mitos de Abbey Road.. y deje un link en un comentario de otro blog..😛..

  2. donde diablos está la tormenta que trajo la calma, es que la dejaste olvidada porque yo no

  3. Muy fuerte…me gusto más el primeor, tiene todo lo necesario, egoismo en cada una de sus palabras y descripciones…el segundo, es mas delicado, son ambos muy diferentes pero muy parecidos. Encontré tu blog hace ya unos años y me leí un fanfics que me encantó..incluso me lo imprimí por si alguna vez dejaba de tener internet…menos mal que no, en fin, hasta hoy no tube el valor para dejarte un comentario, pero tenía la necesidad de hacerlo con este!! espero que sigas haciendo que disfrute de el!!^__^

  4. ¡Guau!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: