Los trapos sucios de la ciencia

Hacía ya tiempo que estaba deseando publicar esta entrada. Lo encontré en www.copepodo.wordpress.com, blog que recomiendo encarecidamente, y el texto es obra del autor de dicho blog

[…]

El día 25 de abril de 1953 tuvo 24 horas y el Sol salió por el este. No hubo terremotos ni grandes presagios, transcurrió como un día normal, y sin embargo todo cambió a partir de entonces, y no únicamente en el campo de la biología. Gracias al acontecimiento de aquel día de primavera Grissom resuelve los casos de CSI, la crema antiarrugas se vende más porque ponen unos dibujitos muy chulos en el anuncio y E.T. estuvo íntimamente ligado a Eliot. ¡Ah sí! Además de todo eso ahora podemos hacer algo más que rezar en los casos de cáncer, exploramos la filogenia de todos los seres vivos y hacemos ovejas clónicas y ¿por qué? Porque desde 1953 conocemos la estructura de la molécula que constituye y representa la vida en el Universo conocido. Ese día se publicó en Nature un brevísimo artículo firmado por el estadounidense James Watson y el británico Francis Crick en el que se proponía una estructura con forma de doble hélice para el Ácido DesoxirriboNucleico (ADN). Podéis echar un vistazo al artículo original aquí; apenas ocupaba una página, pero no han pasado ni 60 años y ya se nota que nuestra visión de la biología, la química y la medicina ha cambiado para siempre.

Modelo_ADN

 

 

Este descubrimiento fue glorioso por su sencillez y su belleza. Watson_CrickLos autores del mismo confesaron después que, mientras buscaban la estructura del ADN, tenían sus dudas sobre si ésta iba a transmitir algo, sobre si la molécula de la vida (pues ya se sabía que los genes estaban compuestos de ADN) sería algo más que una amalgama de átomos. La estructura en doble hélice explica casi por sí sola el mecanismo de replicación de los genes, como bien apuntaron Watson y Crick, con lo que no resultó nada decepcionante. Para mí el momento histórico queda románticamente retratado en la foto que acompaña este párrafo. Podemos ver a un sonriente Francis Crick explicando el modelo original, señalando la estructura en doble hélice mientras el joven Watson sigue atento las explicaciones de su colega. Me encanta esta foto.

 

 

Pero no estaría escribiendo un hecho conocido por todos si las cosas se quedaran aquí. Hay un pero, una especie de estigma que rodea este descubrimiento y que hace sentir un poco de vergüenza ajena cuando se conoce en detalle, y eso es lo que quiero contaros hoy: los trapos sucios de la doble hélice.

 

 

La carrera por ser el primero en hallar la estructura del ADN se libró en Gran Bretaña y tuvo dos equipos participantes. Además de Watson y Crick estaban Maurice Wilkins y Rosalind Franklin, que trabajaban en el King’s College londinense (Watson y Crick investigaban en Cambridge). Maurice y Rosalind se llevaban mal y si los meto en el mismo equipo es porque eso era lo que se esperaba de ellos. Rosalind era una mujer brillante y tenaz que no sólo tuvo que luchar contra las dificultades de su investigación, sino que también contra el rechazo de un mundillo eminentemente masculino. Wilkins menospreciaba a Franklin.

 

Existía un acuerdo tácito entre el equipo de Londres y el de Cambridge mediante el cual se repartían el estudio de distintas estructuras. Supuestamente Londres debería dedicarse al ADN y Cambridge al virus del mosaico del tabaco, aunque nadie puede reprochar a Watson y Crick volcarse en algo tan jugoso como el ADN. La clave para desvelar la estructura de las moléculas era conseguir cristalizarlas para irradiarlas con rayos X después y deducir sus patrones a partir de la difracción producida. Es una técnica muy compleja que Rosalind Franklin conocía mucho mejor que todos los demás. Ofreció algunos resultados preliminares en una conferencia en noviembre de 1951 a la que asistió Watson, que no sólo no se enteró de nada sino que se permitió el lujo de preocuparse de otros menesteres. En el libro “La doble hélice”, del que Watson es autor, se relata la versión de este ornitólogo reciclado en bioquímico sobre el descubrimiento de la estructura del ADN. Os lo recomiendo por ser ameno y muy didáctico, pero nunca perdáis de vista que es la versión de Watson. Pues bien, leemos sobre la conferencia de Franklin:

 

 

Seis semanas de escuchar a Francis me habían hecho comprender que la cuestión fundamental era si las nuevas imágenes de rayos X de Rosy podían apoyar la idea de una estructura helicoidal para el ADN (…) Sin embargo, bastaron unos minutos de escuchar a Rosy para comprender que su mente obstinada había emprendido otro camino.

Habló ante unas quince personas con un estilo rápido y nervioso, que resultaba adecuado para la sala de conferencias, vieja y sin adornos, en la que nos encontrábamos. No había ni un atisbo de calidez ni frivolidad en sus palabras (…) Por un momento me pregunté qué aspecto tendría si se quitase las gafas e hiciese algo distinto con su pelo. (…) Sus años de fría y minuciosa formación como cristalógrafa habían dejado huella.

 

Rosalind_FranklinEs curioso que Watson se refiera a Franklin como Rosy, cuando nadie la llamó así, y que a lo largo del libro haga constantes comentarios sobre su imagen cuando debería hablar de los datos que ella estaba obteniendo y que eran fundamentales para el desarrollo de un modelo del ADN. Niños, eso se llama machismo. Watson ni siquiera tomó notas en aquella conferencia, aunque de poco le hubiesen servido, dada su ignorancia en el tema.

 

Con los datos que Watson creía recordar de la conferencia (inexactos cuando no falsos), él y Crick construyeron un primer modelo de ADN: una triple hélice con las fosfodesoxirribosas hacia el interior. Cuando se lo mostraron a Franklin les derrumbó su hipótesis ya que era totalmente incompatible con sus resultados cristalográficos. Watson retrata este momento como un enfado incomprensible de una mujer inestable que se negaba a que el ADN fuese helicoidal (esto último era mentira, por supuesto):

 

 

A Rosy le importaba un comino que la creación de la teoría helicoidal fuese prioritaria, y a medida que oía hablar a Francis, mostraba una irritación creciente.

 

ADN_RayosXWatson y Crick continuaron buscando la estructura trabajando, fundamentalmente, con modelos atómicos tridimensionales, mientras que Franklin y su “becario” consiguieron obtener en 1952 una imagen de excepcional calidad de la llamada “forma B” del ADN (sin la participación de Wilkins). La imagen puede que no os transmita mucho, pero para un cristalógrafo contiene todos los datos de la estructura molecular del ADN. El error de Rosalind fue no publicar la imagen, ya que continuó investigando por su cuenta para resolver el rompecabezas, aunque ella nunca fue consciente de la carrera que se estaba librando en Cambridge.

 

La parte vergonzosa viene cuando Crick tuvo acceso a la imagen de la forma B. Primero porque Wilkins se la mostró sin el permiso de Franklin y más tarde porque se hicieron con un informe guvernamental privado con la imagen. Niños, esto otro se llama robar. Watson y Crick incorporaron a su búsqueda los datos de Franklin y terminaron de atar cabos. En febrero dieron con la clave: el ADN en su forma B (tal y como está en las células) era una doble hélice antiparalela con las fosfodesoxirribosas hacia el exterior y con apareamiento específico de bases (disculpad los tecnicismos).

 

Como podéis comprobar en el famoso artículo de Nature no figura nadie más que ellos como firmantes y no hay ninguna mención a Franklin a excepción del párrafo de agradecimientos donde afirman “haber sido estimulados por un conocimiento de la naturaleza general de los resultados experimentales e ideas de los doctores M.H.F. Wilkins y R.E. Franklin y sus colaboradores”. Y eso, niños, se llama ocultar la verdad.

 

En 1962, Watson, Crick ¡y Wilkins! Recibieron el Premio Nobel de medicina por el descubrimiento de la estructura del ADN. Franklin no estaba en la lista por varias razones, entre ellas la existencia de una norma que impide compartir uno de estos galardones a más de tres personas, aunque hay que decir que la traba más importante fue que llevaba muerta cuatro años y los Nobel nunca se otorgan a título póstumo. Chiste_FranklinEfectivamente, Rosalind Franklin falleció de cáncer en 1958, a los 37 años. Pasó los últimos años de su vida haciendo lo que le gustaba: investigar. Nadie puede quitar a Watson y Crick el mérito de ser los primeros en dar con la doble hélice, pero el comportamiento que tuvieron con Franklin me amargó el buen sabor de boca que me causaba el histórico descubrimiento. Está claro que los trapos sucios aparecen en todas partes. De las 98 referencias que Watson, Crick y Wilkins citan en su clase magistral con motivo del Nobel, ninguna es de Franklin; tan sólo Wilkins la nombró en sus agradecimientos. Es triste que el papel de esta investigadora en toda esta historia sea tan desconocido. Y para terminar, os reto con un ejercicio de agudeza visual: descubrir en menos de 15 segundos a qué famosa investigadora británica pretende homenajear el dibujante Jim Ottaviani en la viñeta anexa. Pista: los bocadillos dicen: “No voy a suponer que conocéis los detalles de mi trabajo. De modo que empecemos por el principio”.

 

Dali_ADN

 

 

Salvador Dalí, 1957

El Gran Masturbador en paisaje surrealista con ADN

 […]

 

Muchos besitos!!!  la_Pé

~ por mandragora en octubre 13, 2008.

3 comentarios to “Los trapos sucios de la ciencia”

  1. WOW….

    Cuando se me pase la mermelada mental y el cabreo vuelvo para acordarme de la madre de mas de un investigador….

  2. TIENES TODA LA RAZON. GRACIAS POR DIVULGARLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: