Mandragora+copepod awards 2008!!!

Wola mandragorit@s!!!

Esta entrada es especial, porque será la que concurse para conseguir el “Copépodo de oro” del genial blog “diario de un copépodo”. Para no entrar en demasiadas explicacines, aqui os dejo el link al mencionado blog.

Como breve resumen, sólo diré que el tema obligatorio son “los berberechos” y que como la especialidad de la casa son los yuris….¡Hemos hecho un yuri de berberechos!

PD: Para ver los dibujos (ejem,garabatos) en grande, solo teneis que hacer click en ellos.

Sin mas dilación….

¡¡LEYENDA MARINA DE BOLLERIA FINA!! (O la historia de la primera berberecha lesbiana de la historia)

El juicio comenzó sin contratiempos a la hora estipulada, antes de la pleamar de las 18,30 de la tarde.

La honorable juez Mejillón (de la famosa familia de abogados Milítidos), presidía la sala bajo su respetable figura de molusco.

La acusada, la señorita Cárdida (Berberecha para los amigos), no lo tenía nada claro. Apenas contaba con la ayuda de una simple almeja, abogada de oficio, procedente del bufete de abogados “Bivalvos S.A”: soltera, optimista y muy a su pesar….hermafrodita.

Porque, a pesar de que en un principio esto podía haber sido un punto a su favor, como en el caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde las dos caras de la sexualidad de su abogada incluían dos personalidades muy diferentes: a ratos almeja defensora pro-derechos de la mujer y cinco minutos después, abogado machista que solo lleva su caso por ganar puestos en el bufete.

almeja

Un desastre.

A la desesperación se sumaba la presencia del Señor Equinodermo Erizo de Mar, el fiscal, al cual conocía de vista del barrio bentónico y que tenía fama, según sus vecinos, de ser un hombre puntilloso al que le gustaba pinchar a sus semejantes.

erizo

Y a todo este circo sin sentido, se sumaban unos cargos cuya gravedad no quería ni podía entender.

A la señorita Cárdida se la acusa de los siguientes cargos: “Atentar contra las leyes naturales descritas por Darwin al mantener relaciones homosexuales con la berberecha conocida como Lamarkia y romper por consiguiente el orden y la eficacia de la comunidad bentónica”

Dicho así, de golpe y casi sin respirar, por un fiscal tan serio, parecía incluso que hubiese hecho algo horrible contra la comunidad.

¿Cómo se declara la acusada?

Inocente- dijo- Aunque no puedo negar los cargos.

Y a pesar de que fue un susurro, el jurado al completo exclamó escandalizado. Su abogada reaccionó al instante.

¡Protesto! Mi cliente no quería decir exactamente esa última parte. Aún está bajo estado de shock. No ha dormido en toda la noche- añadió rápidamente y acto seguido comentó con una voz más masculina- ¡Cómo que lleva toda la noche zumbándose a esa molusca canija!

¡Orden!¡Orden!- la juez aporreaba el mazo con insistencia- Abogada, reprima sus impulsos o tendré que expulsarla a usted y a su cliente de la sala.

La abogada enrojeció hasta límites insospechados para una almeja.

A continuación, Berberecha tuvo que subir al estrado a declarar. Le temblaban las valvas como si fueran castañuelas mientras el viejo erizo de mar se acercaba al estrado a duras penas, arrastrando sus pies ambulacrales. Finalmente, clavó su punzante mirada en ella.

¿Conoce a la señorita Lamarkia?

Una sonrisa tonta apareció en su rostro. ¿Cómo iba a olvidarla? ¿Cómo olvidar el día que se conocieron? La miró allí sentada en las bancas del juzgado, con el gesto preocupado.

No olvidaría el día que llegó a la comunidad cargada con sus cosas desde las marismas del Guadalquivir y sus ojos se posaron sobre aquella lamelibranquia delgada, con sangre Atlántica corriendo por sus venas y con unas valvas azuladas fuera de lo normal.

Llevaba una falda corta de bordes festoneados y le dedicó la sonrisa más maravillosa del mundo al preguntarle la dirección del barrio bentónico.

Fue como una corriente de agua fresca. Fue amor a primera vista.

berbelove

Por supuesto- admitió aún con la sonrisa pintada en la cara.

¿Y cómo definiría su relación?

Berberecha dudó unos instantes. Si cierto era que estaban enamoradas (o al menos ella creía que Lamarkia sentía lo mismo), aún no habían tenido tiempo de ponerle nombre a su relación.

¿Amigas?… ¿Muy amigas?- probó absurdamente mirando de reojo al amor de su vida para comprobar su reacción.

¿Amigas?- continuó el fiscal-¿Y podría decirnos que hacían usted y la señorita Lamarkia el pasado miércoles a las 23 horas de la noche?

¿Dormir?- Probó en un hilo de voz.

Entonces, ¿no es verdad que ese miércoles, a esa hora, testigos presenciales la vieron a usted y a la señorita Lamarkia enterrarse en la arena de las playas de Finisterre y que estuvieron “bombeando agua y filtrando placton”– dijo marcando las comillas – hasta altas horas de la madrugada?

Berberecha miró al jurado que exclamaban entre sorprendidos y ofendidos. Ella no entendía el revuelo que se estaba formando… ¡Si se querían! Era el amor de su vida, no hacían daño a nadie y aquella fue la noche más importante de su existencia.

Recordó a Lamarkia dormida entre sus sábanas. Cómo podía perder su mirada por sus valvas simétricas y sus costillas longitudinales pronunciadas.

El agua a su alrededor subió un par de grados y se recordó a si misma que si no se controlaba sería berberecho cocido en unos instantes.

Exigimos conocer a los testigos que afirman haber presenciado los hechos- prácticamente vociferó su abogada.

El grupo de testigos resultaron ser unas algas coralinas sésiles (sus vecinas de arriba) que se habían quejado del ruido que hicieron y la lenguado más cotilla y cotorra del barrio.

No intente negarlo señorita Cárdida, además de los testigos, tenemos pruebas que sitúan a la señorita Lamarkia en la escena del crimen- esa última palabra le sentó muy mal a Berberecha- El señor Grissom Cefalópodo, del CSI marino, ha encontrado ADN de la señorita Lamarkia en el placton filtrado que había en su cama.

Un murmullo se extendió entre el jurado y los presentes en la sala. Su abogada volvió a hablar:

¡Mi cliente se acoge a la quinta enmienda constitucional marina! Está protegida por las leyes evolutivas de Darwin.

Lo siento letrada- la rectificó la señora juez, – pero su cliente va en contra de la selección natural descrita también por el ya mencionado Darwin y ninguna teoría de la evolución es aplicable en la actualidad a la sexualidad de los berberechos.

La abogada se desplomó derrotada en la silla, mirando fijamente a Berberecha. De pronto una voz demasiado masculina volvió a surgir del cuerpecillo de la letrada:

¡Pues estamos jodidos! ¿No podías haber tenido las valvas cerraditas? ¡Hembra y bollera tenía que ser!

¡¡Letrada!!- volvió a gritar la juez- Si continua por ese camino, tendré que acusarla de desacato a la autoridad. Le recuerdo que una servidora lleva años casada con una mejillona y no consentiré ese tipo de lenguaje.

mejillon

Al escuchar eso, Berberecha estalló de furia.

¡¡Esto es absurdo!! ¡¿Están intentando acusarme de homosexual una juez lesbiana, una letrada y…- miró al jurado- dos caracoles marinos hermafroditas?!¡¡Esto es de locos!!

Señorita Cárdida- dijo autoritariamente la juez- Le recuerdo que no se la acusa de ser homosexual, sino de mantener relaciones sexuales que van en contra de la selección natural.

Pero, eso… ¡eso es absurdo!

No, señorita Cárdida. Le recuerdo que los mejillones, las almejas y los caracoles marinos aparecen descritos por Darwin como hermafroditas según la ley de la selección natural. Los berberechos no. Por lo tanto, está usted atentando contra las leyes de la naturaleza.

Eso es ridículo ¿Leyes? ¿Y los sentimientos? ¡Yo la amo!

El murmullo de sorpresa fue mayúsculo y Lamarkia se levantó como un resorte de su asiento, sin poder apartar la mirada de ella.

Señora Juez- continuó Berberecha- usted debería comprenderme. ¿No ama a su esposa?

Por supuesto, pero la ley es la ley. Si queremos que funcionen las cosas debemos seguir las normas.

Es lo más absurdo y lo más injusto que he oído en mi vida, dada la situación- dijo mirando a su alrededor.

Lo siento, pero si sigue sin cambiar de opinión me veré obligada a expulsarla de la comunidad.

¡¡NO!!- El grito de la Lamarkia resonó en toda la sala.- No pueden separarme de ella…¡¡La amo!!

A Berberecha le importaba poco si en ese momento un geiser volcánico se abría bajo sus pies. La mujer de su vida la amaba y nada más importaba.

Señorita Lamarkia, por favor, no empeore las cosas.

No pueden expulsarla- dijo tomando la mano de Berberecha

Lo siento pero es así. Ella es una inmigrante en nuestra comunidad y debe ser deportada. Se celebrará para usted otro juicio para decidir su destino.

Me marcho.

¿Qué?

Me marcho con ella- añadió sonriendo a Berberecha como la primera vez que se conocieron- si ella no está aquí no quiero seguir en la comunidad.

Está bien, como quieran- dijo la juez cansada de todo aquello- la sentencia queda dictada: ambas abandonarán la comunidad bentónica antes de mañana a las doce del mediodía.

El sonido de la maza cerró aquella historia para que a la mañana siguiente ambas berberechas, sin casa y apenas equipaje tuvieran que abandonarlo todo por amor.

¿Tu lo entiendes?- le preguntó Lamarkia.

No, pero los sentimientos van más rápido que la sociedad, las leyes y la evolución. Nos va a costar mucho conseguir algo.

No lo creas- dijo Lamarkia positiva cogiendo su maleta- Tenemos muchos océanos por visitar y seguro que no somos las únicas que esperan un cambio.

Y así dejando atrás un pasado, la selección natural y una sociedad anclada a ella, la vida continúa adelante sin notar apenas el bache.

¡¡¡Y aquí acaba esta leyenda marina de bollería fina!!!

FIN

lata

Bueno mandragorit@s, espero que al menos una leve sonrisilla se os escapara ^^

Como siempre, de parte de Pé y Mistika…Besos y mordiscos!!


~ por mandragora en diciembre 11, 2008.

4 comentarios to “Mandragora+copepod awards 2008!!!”

  1. La Excelsa Academia de los Premios Copépodo de Oro agradece su participación y le desea mucha suerte

  2. Hola soy Alfie, excelentísimo miembro de la Academia de los premios Copépodo. Ahora enviaré al excelentísimo presidente mi votación. Un cordial saludo.

  3. […] Mandrágora […]

  4. […] Mandrágora […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: