¡¡Esto es lo que estamos viviendo en Sevilla!!

Y el siguiente escrito está dedicado…

PARA TODO AQUEL QUE CRITICA SIN SABER SOBRE LOS QUE ESTAMOS EN LAS CALLES (por Ana Macía Cardosa)

Yo soy de izquierdas, sí, y qué? Puede que tú seas de derechas, o de centro, de arriba o de abajo, de tu pare o de tu mare… Puede que seas blanco o negro, amarillo limón, rojo o morao colocón. Puedes que seas de Sevilla o de Alcorcón, de Colombia, Argentina, África, Méjico lindo o cualquier otro rincón. Puedes ser lo que te dé la gana pero mientras seas joven, mujer, anciano, pensionista, jubilado, desempleado, empleado precario, estudiante, opositor, agricultor, jardinero, licenciado, diplomado, doctor, catedrático, emprendedor, autónomo, conductor, bombero o si tienes un tractor… mientras creas que no te sientes representado con el actual sistema político, económico y social reinante en este nuestro país, y por extensión en este nuestro globo terráqueo, tu voz tiene un hueco en tu ciudad, con tus vecinos, tus amigos y tus familiares.

No te dejes engañar por los medios de comunicación temerosos del cambio, de la chispa que crece y enciende conciencias, ni por los mandatarios que detrás de ellos se esconden manejándolos con sus hilos de chantaje, soborno, manipulación y extorsión. Infórmate, busca, rebusca, pregunta, indaga, contrasta información, sé objetivo. Y sobre todo conoce las cosas de primera mano, creo que es lo menos si después, y no antes, vas a tener la desfachatez de criticar y desacreditar a los que como tú no tienen casa, ni coche, ni sueldo, ni futuro y por ende no tienen miedo, pero sí han tenido el valor de salir a la calle y gritarlo de forma pacífica, ordenada, cívica y ecológica. Creo que eso es indiferente a la ideología política que poseas, creo que la información también debería ser apartidista, pero como no tenemos esa suerte, tenemos la obligación de hacer de nosotros mismos los auténticos reporteros y, cámara en mano y mentalidad abierta, informarnos de verdad de lo que se cuece en el meollo de la cuestión. Porque yo también estoy más agustito en el sofá de mi casa y delante de mi ordenador, pero entonces no me siento con el derecho a criticar nada, si no he hecho nada para cambiar eso que tanto detesto. Sé el cambio que quieres ver en el mundo!

Y como bien dicen muchos, que nos llamen anti-sistema, que  nos lo consideramos y a mucha honra, por el mero hecho de que es el sistema el que es anti-nosotros, anti-movimientos sociales, anti-democracia, anti-poder en manos del pueblo, anti-pueblo informado, culto y formado, anti-igualdad para todos… Yo no he hecho nada para merecer esto, ni mis padres y mis abuelos han luchado para que merezcamos esto. No he invertido más de 8.000 € y 7 años de mi vida en una formación universitaria para pasar a engrosar las listas del paro, y lamentablemente, terminar migrando a otro país que no me ha dado nada pero al que le voy a dar mis impuestos y mi salario porque en mi país no se me quiere, no se me valora, no se nos valora a los que hemos crecido soñando poder seguir viviendo en la misma ciudad y poder formar una familia y educarla y criarla en el mismo sitio que nos vió nacer tal y como hicieron nuestros padres. No se nos valora porque no se nos tiene en cuenta. No se nos tiene en cuenta porque no se nos valora.

Y cuando mi padre me dice “Todo eso por lo que estais protestando en esa plaza es por lo que nosotros luchamos hace muchos años”…  yo le digo que no, que no es esto por lo que ellos lucharon, por lo que ellos lucharon es algo bien distinto pero los políticos y el actual sistema se lo han pasado por donde la espalda pierde su bello nombre, lo han olvidado, lo han transformado, lo han destrozado. Porque sé que mi padre no luchó por esto, porque sé que mi madre no pasó dificultades para esto, y porque ellos saben que ahora es mi turno, el de mi hermano, el de mi generación, pero saben que no les damos de lado, que queremos su apoyo, su  confianza, su experiencia, su calor. Porque no sólo somos jóvenes, porque puedo ver en las calles a ancianos, señoras mayores de las que van al mercado todas ataviadas, jubilados con los ojos brillantes ante la generación a la que llamaban “perdida” que ahora está despierta e indignada. Porque como gritábamos ayer, “Nó solo hay rastas, también hay canas!” .

Y si vas a intentar desacreditarme diciendo “tú eres una niña de papá, como muchos de los que ahí estais”, que sepas que no me afecta, porque no me siento avergonzada. Gracias al cielo que soy una niña de papá, porque si no lo fuera, a mis 26, con una licenciatura, con ganas de formar parte del mundo laboral, con ganas de independizarme y vivir en mi propia casa, con ganas de formar parte de este mundo que me da la espalda, si no lo fuera, estaría en la calle viviendo penurias debajo de un puente, como desgraciadamente les ha pasado a muchos. Y por eso también protesto, porque quiero soñar con la posibilidad de poder ofrecerle a mis hijos lo que mis padres me han ofrecido a mí: estabilidad, confianza, confort, seguridad, calidez en un hogar, dinero para estudiar, tranquilidad para vivir. Y a día de hoy cada vez ese futuro me parece más oscuro, o me lo parecía, hasta hace unos días, porque hoy tengo la esperanza de volver poder a soñar, y de soñar junto a otros cientos y miles de personas que, como yo, no quieren a tal o cual partido, quieren un cambio y lo quieren YA!.

Invito a todo aquel que no lo conozca a pasarse por la Plaza de la Encarnación de Sevilla, por la Puerta del Sol de Madrid, o por muchos otros puntos de la geografía mundial. Ven, conoce, participa, escucha, habla, mira, y sobre todo, COMPRENDE.

Y luego si quieres critica, pero al menos que sea con conocimiento de causa. Aunque si de verdad te pasas por alguno de esos sitios con el valor de afrontar la verdad en su estado más puro, dudo que después puedas criticar a un movimiento tan social y popular, justo y digno como éste. Estés o no a favor de todos sus puntos. Fíjate en lo que nos une, no en lo que nos diferencia, como bien dice un gnomo de los que viven en las setas.

Este es mi manifiesto. Si quieres rebatirlo, dímelo en la calle!

Fdo: Una bióloga, desempleada, descontenta, indignada, revolucionada.

~ por mandragora en mayo 21, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: